FIESTA DEL SEÑOR DE COLQUEPATA

SEÑOR DE COLQUEPATA
En mayo hay un acontecimiento que concita la atención de muchos y es la festividad del Señor de Colquepata. Su fiesta se realiza el 3 de mayo con gran despliegue de danzas folclóricas. Se espera que este año sea como en años anteriores, se tienda a una mejor organización; esa responsabilidad recae principalmente sobre la directiva de la Asociación de los Conjuntos Folclóricos. Esta festividad que es un derroche de alegría, por la veneración a la imagen del Señor, se ha ido transformando en una expreDSCF0069sión contraria al espíritu católico, por el excesivo consumo de bebidas alcohólicas. Existe la intención de ir purificando esta hermosa demostración de “fe”, en una expresión digna del cristiano. Hay que ir creando conciencia de lo negativo que es el excesivo consumo de alcohol. De hecho las celebraciones tratan de ser realizadas en un ambiente adecuado, restringiendo algunas costumbres que ni son cristianas ni dignas de la persona humana. La cultura precisa también de purificación, es el caso de muchas costumbres bolivianas, convertidas en actos culturales en los que no resaltan la dignidad del boliviano, menos de los cristianos. Los devotos del Señor de Colquepata, precisan de una mejor y auténtica experiencia de encuentro con Jesús, a quien dicen venerar a través de la imagen. Ojalá sea asi.

cropped-images.jpg

FIESTA DE LA VIRGEN DE COPACABANA Y EL NIÑO

DSCN0206-620x465

Es tradición ya establecida que los hermanos y hermanas de Cochabamba, Bolivia, hagan una peregrinación al Santuario de Copacabana, para honrar a la Virgen pero también a Jesús Niño. Este añp acudieron muchísimos peregrinos aprovechando el fin de Semana. La fiesta se realiza el día 16 de noviembre de cada año. Es una fiesta inamovible. No interesa si cae entre semana la fiesta siempre tiene lugar en esa fecha. Está tradición tiene como fecha de inicio el 16 de noviembre del año 1896, dos años después de que los franciscanos se hicieran cargo del Santuario. Fueron ellos los que promovieron estas peregrinaciones. Lo hicieron también con otras poblaciones del país, pero, la que persistió en el tiempo fue la de Cochabamba, y cada vez con mayor número de peregrinos. Esta festividad tiene la particularidad de las flores, traen adornos florales y con ello llenan toda la Basílica, lo cual le da un aspecto realmente encantador. Es una fiesta donde prima el regocijo espiritual. De todos los grupos de peregrinos, a pesar de la grandiosidad de la fiesta, no se conocen excesos. Además, es una de las peregrinaciones más positivas para el Santuario, ya que en los últimos años han contribuido a la realización de obras de distinta magnitud. Para esta fiesta, aunque sin poderla terminar plenamente, se ha entregado la capilla penitencial, y en la concreción de esta obra ha tenido eficaz participación la pasante del año, doña Emiliana Condori que aportó con la base inicial de 27.000 bolivianos, fue importante, porque fue la cuota de arranque de la obra, que a la postre costado más de 140.000 bolivianos. En suma, la peregrinación de los hermanos y hermanas de Cochabamba es motivo de bendición para toda la población de Copacabana. El día 15 de noviembre, víspera de la festividad presidió la Eucaristía el P. Linton, carmelita y párroco de la parroquia de San Antonio de la Cancha de Cochabamba; el P. Walter Rocha, presidió la Eucaristías de la festividad, juntamente con el P. Linton y el hermano Rene Vargas, Rector del Santuario, que concelebraron con él; luego de la misa tuvo lugar la procesión hasta el lago y el paseo en bote; la misa de entrega del Niño a los nuevos pasantes presidió El P. Walter, concelebró el Hno. René. El P. Walter es el gran animador de las peregrinaciones y de esta festividad en Cochabamba, actualmente trabaja como capellán de una unidad del ejército en Cochabamba.

Costado más de 140.000 bolivianos. En suma, la peregrinación de los hermanos y hermanas de Cochabamba es motivo de bendición para toda la población de Copacabana. El día 15 de noviembre, víspera de la festividad presidió la Eucaristía el P. Linton, carmelita y párroco de la parroquia de San Antonio de la Cancha de Cochabamba; el P. Walter Rocha, presidió la Eucaristías de la festividad, juntamente con el P. Linton y el hermano Rene Vargas, Rector del Santuario, que concelebraron con él; luego de la misa tuvo lugar la procesión hasta el lago y el paseo en bote; la misa de entrega del Niño a los nuevos pasantes presidió El P. Walter, concelebró el Hno. René. El P. Walter es el gran animador de las peregrinaciones y de esta festividad en Cochabamba, actualmente trabaja como capellán de una unidad del ejército en Cochabamba.